Tag Archives: Amlak

Post

Raíces de Rastafari: La importancia de las diez palabras

Posted on 12 Marzo, 2014 in Sin categoría by lupo

moises-tablas-leyHace ya unos cuantos meses que no publicaba nada en el blog, pero pese a la inactividad, he estado dándole vueltas para ver cómo puedo agilizar las cosas e ir publicando entradas con cierta frecuencia. Estoy preparando varias entradas a la vez que van a ver la luz en las próximas semanas. Entre ellas se encuentra un artículo sobre lo que está ocurriendo actualmente en Jamaica en las tierras del Pinnacle, fundado por Leornard Howell. Para ello estoy trabajando con los hermanos y hermanas del movimiento Occupy Pinnacle que me están facilitando información para llevar a cabo este trabajo. Hace poco también he recibido un libro llamado The Order of Coronation, publicado por la editorial Debre Zeyt. Se trata de la primera traducción en inglés desde el amariña de la liturgia y el programa de la coronación de Qedamawi Haile Selassie , del cual estoy elaborando una reseña y colgaré un pequeño extracto del libro. En otra de las entradas que publicaré próximamente  comenzaré a hacer un análisis musical sobre la influencia de la biblia en el reggae. Y otras muchas más cosas que irán viendo la luz a través de este blog. Pero la entrada que nos atañe hoy versa sobre lo que podemos considerar como el código de conducta para todo Rastafari, que son los 10 mandamientos que Yah entregó en las tablas a Moises.

Dentro del movimiento Rastafari existen diferentes casas, y muchas diferencias individuales entre todos los miembros de la comunidad Rastafari. Pero uno de los pilares del movimiento,  y algo básico y de vital importancia sobre lo que se rige cualquier Rastafari son las diez palabras, es decir, los diez mandamientos. Estos representan el código conducta fundamental no sólo para Rastafari sino prácticamente para la humanidad entera, pues somos conscientes de que si cada ser humano cumpliese las diez palabras, la situación humana, social, religiosa y política del mundo actual cambiaría drásticamente.

Para hablar sobre este tema, nuestro habitual colaborador Hermano Simeon ha redactado un texto muy ilustrativo que os presento a continuación:

 

Q.H.S:

“En esta ocasión me dirijo a todos dentro de Mi Imperio. Nuestro Kristianismo no está delimitado a una Iglesia en particular y quisiera subrayar que no deseo hacer distinciones. Mi consejo es cumplir las Díez Palabras (Mandamientos). Ser consciente de las Díez Palabras y poder elaborar sobre ellas. Si la Nación de la que Yo soy el Rey de Reyes sigue y acepta esto, porque es lo que yo también sigo y acepto, creo que nuestro país no sólo sería Kristiano históricamente sino que  también sería Kristiano de forma activa y actual.”

(De la entrevista navideña con el Dr. Hoffman)

 

Haile-SelassieUna gran diferencia entre el Kristianismo occidental y el Tewah’do etíope es la importancia que reciben las Diez Palabras o ashrunqalat, conocidas en occidente como los diez mandamientos. Las Diez Palabras se pueden ver como la parte primera y más importante de la ley mosaica y representan la ley pura, la voluntad de IGZIABHER. Junto a las leyes de convivencia entre hebreos, las tres fiestas anuales, y las instrucciones para la conquista de Canaán (Ex.20:1-17, 21:1-23:13, 23:20-33) forman una parte especial de la ley. La ley mosaica a su vez se puede dividir en tres partes;

1) las diez palabras Ex.20:1-17,

2) los juicios Ex.21:1-24:11,

3) las ordenanzas Ex.24:12-31:18.

 

Ex.20:6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mi mandamiento….

Las diez palabras que en realidad forman un solo mandamiento fueron dadas al pueblo de Israel a través de Moisés antes de todos los demás mandamientos, ordenanzas y juicios de la ley mosaica que gobernaban sus vidas hasta la crucifixión y resurrección de Kristos.

Es importante observar que la mayoría de las traducciones usan la palabra mandamiento en su plural, mandamientos. Esto es algo que podemos observar a través de toda la escritura y puede llevar a mucha confusión. Por ejemplo en el evangelio de San Juan 14:15 Si me amáis, guardad mi mandamiento. Una frase muy similar a la que citamos (Ex.20:6).

Sant. 2:8- 11 Si en verdad cumplís la ley del rey, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores. Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. 

También podemos observar la importancia especial que reciben estas Diez Palabras en el hecho de que son las únicas que fueron escritas por IGZIABHER en las tablas de piedra; Deut.4:13 Y él os anunció su pacto, el cual os mandó poner por obra; las diez palabras, y las escribió en dos tablas de piedra.

También es la única parte de la ley que se guardó dentro del arca; Deut.10:4 Y volví y descendí del monte, y puse las tablas en el arca que había hecho; y allí están, como IGZIABHER me mandó.

El nombre arca de lianza o testimonio, dos nombres usados para el mismo arca, y la idea del pacto con IGZIABHER, están vinculados con las diez palabras. De hecho, el término pacto o lianza como se usa en las Sagradas Escrituras, en el etíope se llama qalkidan que significa lianza/pacto de palabra.

Ex.25:16 Y pondrás en el arca el testimonio que yo te daré,

Ex.34:28  …y escribió en las tablas las palabras del pacto, las diez palabras.

 

El Arca en sí es un símbolo de Kristos, hecho de madera de la acacia abyssinica y recubierto con oro, representantes a su vez de la humanidad y divinidad unidas de Kristos, con la ley de IGZIABHER guardada dentro. Sa.40:8 El hacer tu voluntad, Amlaké, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.

En el KebreNegesht, cap.86 sobre la vara de Moisés y la vara de Aarón, también explica que la palabra de IGZIABHER escrita en las dos tablas se debe interpretar como Kristos, el Hijo de IGZIABHER.

 

Después de comunicar las tres partes de la ley al pueblo, Moisés vuelve a subir a la montaña de Sinaí y recibe de IGZIABHER las instrucciones sobre el tabernáculo, el sacerdocio, y los sacrificios. Cuando Moisés descendió del monte Sinaí, encontró al pueblo de Israel alabando la imagen de un becerro, trasgrediendo así la primera de las Diez Palabras. Viendo esto, él arrojo las primeras tablas al suelo y las rompió. Fue a razón de la rebelión de Israel contra IGZIABHER que se añadieron las demás leyes del sacrificio, el sacerdocio y el servicio del tabernáculo: Ya que era así que el sumo sacerdote cubría sus pecados y los del pueblo hasta que Kristos cumplió con la ley una vez por todos. Los sacrificios no fueran necesarios si el pueblo viviera por las Diez Palabras y las leyes de convivencia.

Deu.31:26-27 tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca del pacto de IGZIABHER vuestro AMLAK, y esté allí por testigo contra ti. Porque yo conozco tu rebelión, y tu dura cerviz; he aquí que aún viviendo yo con vosotros hoy, sois rebeldes a IGZIABHER; ¿cuánto más después que yo haya muerto?

Heb.9:11-14 Pero estando ya presente Kristos, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de muchos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Kristos, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a IGZIABHER, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al IGZIABHER vivo?

cruzifixión

 

Col.2:14, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz

Generalmente se acepta que Kristos abolió toda la ley de Moisés en la cruz. Sin embargo, lo que las demás iglesias no llegan a reconocer es la distinción entre las diez palabras y las leyes agredidas por razón de rebelión. Es aquí donde la mayoría de corrientes Kristianas caen en un grave error. Citando de arriba; …el acta de los decretos que había contra nosotros…comparando con Deu.31:26 tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca del pacto de IGZIABHER vuestro AMLAK, y esté allí por testigo contra ti, queda claro que no se refiere a las Diez Palabras, que ya se habían guardado dentro del arca (Deu.10:5).

Está claro que en Kristos ya no se necesita cumplir con la ley de la misma forma. Ya no hacen falta los sacrificios animales y el servicio del tabernáculo para cubrir el pecado. Hasta los escritos de la Antigua Lianza predicen un cambio en el sacrificio; Sa.51:15-17ABETU, abre mis labios, y publicará mi boca tu alabanza. Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; no quieres holocausto. Los sacrificios de IGZIABHER son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh IGZIABHER

Sa.141.2 Suba mi oración ante ti como el incienso, El levantar de mis manos como la ofrenda de la tarde

 

10mandamientos12También IyesusKristos nos explicó la importancia de las diez palabras y la ley.

Mrc.10:19 Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre.

Mat.19:16-19 Entonces vino uno y le dijo: O Memhir, ¿qué cosa buena haré para tener la vida eterna? Él le dijo: ¿por qué me preguntas por cosa buena? Bueno es (el) que es uno. Más si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Iyesus dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 

Mat.5:17-19

No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; más cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.

Texto por Idren Igor y hermano Simeón coautores del libro “La espada de doble filo” que podeis conseguir enviando un correo a zionworks7@gmail.com y próximamente en la tienda de Acr.